Mesenterio es reconocido como un órgano del cuerpo humano

Mesenterio es reconocido como un órgano del cuerpo humano

Un equipo de la Universidad de Limerick, en Irlanda, inició un nuevo campo dentro de la medicina después de reclasificar al mesenterio como un órgano del sistema digestivo, el número 22. La importancia del descubrimiento -publicado en la revista médica The Lancet Gastroenterology & Hepatology- es clave para avanzar en la exploración de enfermedades digestivas.

Esta parte del cuerpo que hace conexión de los intestinos y el abdomen, desde la arteria mesentérica superior hasta el recto, y se amarra a la parte superior de la pared abdominal para darle estabilidad al sistema digestivo, fue considerada por años como un tejido fragmentado.

Durante 500 años los médicos y científicos no la habían considerado un órgano como tal, sino más bien como una estructura fragmentada compuesta de múltiples partes separadas, algo así como una apéndice si gran relevancia médica.

A pesar de que en el siglo XVI, Leonardo da Vinci mencionara el mesenterio como una parte del cuerpo  humano, los médicos lo seguían considerando como un tejido pero nunca como un órgano.  

No obstante, investigaciones recientes acaban de confirmar que se trata de un órgano único y continuo en el corazón de nuestro sistema digestivo. Un equipo médico de Irlanda recogió la evidencia necesaria para que el mesenterio adquiera estatus de órgano, tras de un estudio de más de seis años.

No es un órgano fragmentado

El nuevo miembro descubierto es un doble pliegue de la membrana que cubre la mayoría de partes del abdomen, el peritoneo. J. Calvin Coffey, líder de la investigación, afirmó que “la descripción anatómica que se estableció hace unos 100 años era incorrecta. Este órgano está lejos de ser fragmentario; es una estructura simple, continua y única".

Según el estudio, el hecho de considerar el mesenterio como un órgano, “podría conducir a cirugías menos invasivas, menos complicaciones, recuperación más rápida del paciente y menores costos generales”.

A pesar de que el funcionamiento del sistema digestivo no cambia, Coffey asegura que el descubrimiento abre la puerta a una nueva disciplina de estudio dentro de la ciencia médica, con la posibilidad de categorizar enfermedades digestivas relacionadas con el mesenterio, el cual, proporciona sostén e irriga las vísceras abdominales.

Por lo pronto, los manuales de medicina y las clases universitarias ya contemplarán al mesenterio como un órgano hecho y derecho, que los aspirantes a médicos comenzarán a estudiar así como lo hacen con los otros casi 80 órganos del cuerpo humano que conocemos.

 

Compartir en:
Es necesario loguearse para hacer un comentario

Comentarios

(0)